Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 10:23

Mensajeros de la Paz Extremadura colabora con el Centro de Refugiados de Mérida

Diez menores reciben clases de apoyo con el Programa de Atención a las Familias en Riesgo de Mérida. Argelia, Venezuela y Nicaragua en las aulas mensajeras donde trece niños y niñas acuden todas las semanas
Escolares en clases de apoyo impartidas en Mérida por Mensajeros de la Paz Extremadura
Escolares en clases de apoyo impartidas en Mérida por Mensajeros de la Paz Extremadura
Mensajeros de la Paz Extremadura colabora con el Centro de Refugiados de Mérida

El Programa de Atención a Familias en Riesgo, gestionado por Mensajeros de la Paz Extremadura en Mérida, tiene nuevos escolares. Diez menores procedentes de Argelia, Venezuela y Nicaragua se han incorporado al grupo de alumnos que reciben clases de apoyo semanales.

Los nuevos alumnos han llegado hasta la oenegé extremeña a través del Programa de Atención a Personas Refugiadas, Solicitantes de Asilo e Inmigrantes, conocido coloquialmente en la ciudad como Centro de Refugiados de Mérida.

Estos nueve niños y la niña se han incorporado a estas clases de apoyo que han comenzado a funcionar en el mes de octubre. Sus edades oscilan entre los seis y los catorce años y su integración con el resto de compañeros ha sido “inmejorable”, declara Raquel Saavedra, coordinadora de la oenegé en Mérida. Todo el grupo procede de dos centros escolares emeritentes, la Cooperativa Santa Eulalia y el colegio público Pablo Neruda. Pero no solo los menores han comenzado a tejer relaciones entre ellos, sus familias también han establecidos lazos de confraternidad.

“Para nosotros, declara Raquel Saavedra, es un reto tanto por los niveles académicos de cada uno de ellos, como por su propio back ground cultural y su procedencia geográfica”.

El Programa de Atención a Personas Refugiadas, Solicitantes de Asilo e Inmigrantes de Mérida es conocedor de la labor desarrollada por Mensajeros de la Paz Extremadura “gracias a las campañas de difusión y al trabajo en red que desarrollamos con el resto de recursos y servicios de la ciudad”, declara la coordinadora.

El grupo de alumnos atendido por el Programa de Atención a la Familia emeritense asciende a trece menores. Cada trimestre, las técnicas evalúan sus necesidades de apoyo y valoran la idoneidad o no de continuar recibiendo este refuerzo educativo.