Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | miércoles, 11 de diciembre de 2019
  • Actualizado 14:46

Estudiantes cilleranos proponen la creación de un espacio para adolescentes

Constaría de dos zonas diferenciadas por edades e incluiría dos pantallas de televisión, juegos de mesa y juguetes para los de menor edad. El espacio de los mayores incluiría, futbolín, mesa de pin pon y karaoke

Colegiales de Cilleros participan en Alcemos nuestra voz
Colegiales de Cilleros participan en Alcemos nuestra voz
Estudiantes cilleranos proponen la creación de un espacio para adolescentes

Mensajeros de la Paz Extremadura está llevando a cabo en el último cuatrimestre del año el proyecto “Alcemos nuestra voz”, financiado por la Diputación Provincial de Cáceres. Se trata de familiarizar a los menores con la toma de decisiones razonada desde edades tempranas. “Alcemos nuestra voz” está dirigido a estudiantes con edades comprendidas entre los siete y los catorce años.

En sesiones de dos horas, los y las participantes han ido avanzando en la concreción de sus propuestas. A lo largo del proyecto, las responsables de la asociación les han ido enseñando a los menores qué es la toma de decisiones y en qué consiste; cómo se puede llegar a un acuerdo beneficioso para todas las partes y cómo lograr también afinidades en la defensa del proyecto mediante una difusión apropiada.

Tras desechar diversas propuestas, acordaron la creación de un espacio para adolescentes. Este espacio, aún sin bautizar, constaría de dos zonas claramente diferenciadas. Una de ellas estaría destinada a los menores de diez años y dispondría de suelo acolchado, juegos de mesa, juguetes variados apropiados a su edad. La zona para adolescentes dispondría de futbolín, karaoke, sillones y sofás y “un montón de cosas de nuestro gusto”. Ambas áreas dispondrían de su propia televisión.

A la hora de plantear la difusión del proyecto para lograr apoyos, los participantes plantearon tres canales: bandos municipales, cartelería y visita puerta a puerta para informar a los vecinos. También plantearon la posibilidad de convertirse ellos mismos en youtubers o “popus”, denominación con la que los adolescentes se refieren a los “líderes” del grupo o la clase.

El espacio para adolescentes de Cilleros, aún sin bautizar, también sería un lugar abierto a niños y niñas de edades similares procedentes de otras poblaciones próximas a la localidad. “Se trata de disponer de un lugar donde poder pasar las tardes de lluvia con los amigos, en lugar de estar sin rumbo por la calle o sentados en un poyo”, declaró María a este diario. “Además, añadieron, de esta forma podríamos pasar más horas juntos, incluso hacer los deberes y ayudarnos unos a otros”.

En la sesión de Cilleros dedicada a la difusión se habló incluso del local que podría albergar este espacio juvenil. “Podríamos pedirle el local a Alberto, que acaba de cerrar el bar”, comentó María, aunque sus compañeros apuntaron que no tenía el tamaño suficiente. Hubo quien sugirió utilizar el Centro Social La Gitanilla, aunque el grupo lo descartó por “encontrarse muy alejado del Caño, punto céntrico de la localidad”.