Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | jueves, 17 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:52

Artesanía y fauna salvaje para finalizar agosto

Sierra de Fuentes, junto a la capital provincial, y Gata, en la sierra homónima, han sido parte del programa de ocio estival puesto en marcha en Nuñomoral para sus residentes. Artesanía y vida salvaje como citas para el ocio inclusivo
Residentes de Nuñomoral visitan el centro de recuperación de fauna salvaje
Residentes de Nuñomoral visitan el centro de recuperación de fauna salvaje
Artesanía y fauna salvaje para finalizar agosto

En el Centro Residencial y Familiar que Mensajeros de la Paz Extremadura gestiona en Nuñomoral celebran más actividades que días tiene el año. Si ayer mismo informábamos del programa deportivo que han tenido este verano sus residentes, hoy repasamos las citas con la artesanía tradicional extremeña así como también con su fauna salvaje. Vayamos por partes y destinos.

La Junta de Extremadura posee en Sierra de Fuentes el único centro extremeño para la recuperación de la fauna salvaje herida. Buitres, águilas, lechuzas y linces comparten camilla y suero para reponerse de heridas producidas por alambradas, cables eléctricos o trampas ilegales. Hasta allí han viajado este mes de agosto, seis residentes acompañados de tres de sus monitoras. Antes de realizar una visita guiada por el centro, el grupo hurdano recibió una charla explicativa que les haría disfrutar mucho más de lo que vieron a continuación. Pudieron conocer también a través de esta miniconferencia, a qué se dedican los voluntarios y profesionales que trabajan en el Centro Para la Recuperación de la Fauna Salvaje en Sierra de Fuentes.

Los Hornos, como se llama el centro de la Dirección General de Medio Ambiente, se dedica, además de sanar animales salvajes heridos, a la educación ambiental.

Entre otros animales salvajes, los excursionistas disfrutaron de la contemplación de buitres, águilas y milanos. Tuvieron la fortuna, además, de poder ver uno de los tres linces ibéricos acogidos en el Centro.

Antes de regresar a casa, una parada técnica en la capital provincial para disfrutar de una comida frugal disfrutando de las inigualable ciudad de Cáceres.

El mes de agosto finalizó en la Villa de Gata. En este recoleto pueblo de la Sierra de Gata, en las estribaciones de Gredos, una docena de residentes, acompañados por cuatro de sus monitores, tuvieron el placer de poder conocer de primera mano, la cerería artesanal con que cuenta la localidad. Alfonso, gerente actual de una fábrica con más de 90 años de historia , mostró a sus visitantes todas las instalaciones y explicó con todo lujo de detalles cómo se crea a partir de la cera una vela artesanal y los distintos tipos de velas y velones que en Gata se fabrican.

Del calor de una vela al fresquito de las aguas gateñas. La excursión finalizó con un picnic y tarde de baños en una de las piscinas fluviales de la localidad.

Disfruta en tu diario del álbum de imágenes que recoge los momentos vividos en Gata y Sierra de Fuentes.