Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | jueves, 17 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:02

Diez estudiantes finalizan sus prácticas en la residencia de Peraleda de la Mata

Han realizado el curso de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones, organizado por el ayuntamiento de la localidad y financiado por el Servicio Extremeño Público de Empleo. La experiencia ha sido inmejorable
Agendas artesanales como regalo a sus compañeras
Agendas artesanales como regalo a sus compañeras
Diez estudiantes finalizan sus prácticas en la residencia de Peraleda de la Mata

Durante 24 semanas, las diez estudiantes del curso de atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones han estado realizando prácticas en la residencia municipal de mayores de Peraleda de la Mata, gestionada por Mensajeros de la Paz Extremadura.

Las alumnas han participado en el curso organizado por el ayuntamiento de la localidad y financiado por el Servicio Extremeño Público de Empleo. Tras su finalización, las estudiantes recibirán el Certificado de Profesionalidad que les permitirá acceder a un puesto de trabajo en residencias de mayores o centros de día. El curso ha tenido una duración de seis meses y comenzó en el mes de marzo.

Para Belén Pérez, directora de la residencia gestionada por la oenegé extremeña, “iniciativas como la del ayuntamiento a la hora de optar por el contenido de este curso son piezas fundamentales en la lucha contra la despoblación”. “Contar con el certificado de profesionalidad permitirá a estas vecinas poder encontrar trabajo en su propia localidad sin tener que abandonar la comarca para buscar empleo”.

Las alumnas se han despedido con hermosos detalles hacia todo el equipo de la residencia. Han preparado para ellas agendas personalizadas y han escrito un texto de agradecimiento que también puede leerse en este periódico.

Entre otras  cuestiones, las estudiantes señalan en su carta que si bien “estábamos asustados pues no sabíamos el recibimiento que tendríamos, pronto nos dimos cuenta de que [email protected], empezando por la directora, nos acogieron con agrado (…)”. Si bien “al principio todo era nuevo para nosotras, con el tiempo ya supimos más o menos el funcionamiento de la residencia y qué debíamos hacer (…) todo gracias a la ayuda de las auxiliares”.