Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | miércoles, 20 de noviembre de 2019
  • Actualizado 10:46

Finaliza entre aplausos una nueva edición del curso de golf adaptado

Un año más, gracias a la Federación Extremeña de Golf Adaptado, los usuarios del Centro Ocupacional de Moraleja y el Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral han salido al campo para mejorar su pericia en el manejo de los palos

Foto de familia en el Torneo de Golf Adaptado
Foto de familia en el Torneo de Golf Adaptado
Finaliza entre aplausos una nueva edición del curso de golf adaptado

Un año más, gracias a la Federación Extremeña de Golf Adaptado, los usuarios del Centro Ocupacional de Moraleja y el Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral han salido al campo a intentar bajar su hándicap. Desde el mes de septiembre, todas las semanas los golfistas partían rumbo a Parraluz para afinar su tiro. La final este año se ha vuelto a celebrar en el campo de Golf de Galisteo con la participación de cuatro asociaciones para personas con discapacidad.

Golfistas en el green de Galisteo

Practicar el aproach, mejorar el address o lograr un albatros, es decir, reducir en tres golpes el par de un hoyo, han sido parte de los objetivos que se han marcado los golfistas del Centro Ocupacional y el Centro Residencial y Familiar que Mensajeros de la Paz Extremadura gestiona en Moraleja y Nuñomoral, respectivamente.

Desde el mes de septiembre, todos los lunes, una veintena de usuarios de ambos centros, viajaban hasta el campo de golf Parraluz, a orillas del Embalse del Borbollón, para continuar con sus clases de golf. Esta nueva edición del Curso de Golf Adaptado ha podido realizarse gracias  a la entrega y generosidad de la Federación Extremeña de Golf Adaptado.

Y este lunes, 24 de junio, llegó el momento más esperado del año, cuando se celebra el Torneo que pune punto final a tantos meses de esfuerzo deportivo. Con los usuarios de Mensajeros de la Paz Extremadura participaron en este torneo usuarios de la asociación morala APTO y la placentina Placeat.

Distribuidos por parejas o tríos, los usuarios de las tres asociaciones estuvieron acompañados en el campo por un golfista amateur de la Federación. Todos los golfistas fueron obsequiados con una medalla por su participación y buen juego. El torneo finalizó con un piscolabis en las instalaciones del campo de  golf de Galisteo, donde se celebró la gran final.

Jugando en el campo de golf de Galisteo