Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | martes, 11 de agosto de 2020
  • Actualizado 23:01

Tranquilidad, prudencia, empatía y profesionalidad

Tranquilidad, prudencia, empatía y profesionalidad

“La Organización Mundial de la Salud elevó el pasado 11 de marzo de 2020 la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el COVID-19 a pandemia internacional. La rapidez en la evolución de los hechos, a escala nacional e internacional, requiere la adopción de medidas inmediatas y eficaces para hacer frente a esta coyuntura. Las circunstancias extraordinarias que concurren constituyen, sin duda, una crisis sanitaria sin precedentes y de enorme magnitud tanto por el muy elevado número de ciudadanos afectados como por el extraordinario riesgo para sus derechos”.

Así comienza el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

La pandemia global del COVID-19 ha pasado de ser un problema de otros, un problema ajeno y lejano, a ser un problema de todos, de nuestra familia, nuestro barrio y nuestro país.

Mensajeros de la Paz Extremadura trabaja, precisamente, con aquellos colectivos para los que el mencionado Real Decreto establece las excepciones de las medidas restrictivas impuestas. Trabajamos en el cuidado de la personas mayores, en el cuidado y promoción de personas con discapacidad intelectual y en la protección de los  colectivos más vulnerables de la sociedad.

Como todos, como cada uno de nosotros, en la asociación cumpliremos  con rigor las recomendaciones sanitarias impuestas. Así, desde el día 16 de marzo, y, en principio, durante quince días el Centro de Educación Infantil Las Abadías, que nuestra asociación gestiona en Mérida, permanecerá cerrado.

Igualmente, el Centro Ocupacional de Moraleja, que atiende a un centenar de personas con discapacidad intelectual, también ha cerrado sus puertas con el objetivo primordial de proteger a nuestros usuarios y usuarias de un contagio potencial. Permanece abierto, por el contrario, el Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral para atender a personas adultas con discapacidad intelectual y donde viven cerca de 80 personas.

Como el centro moralejano, ambién han sido cerrados el Centro de Día Alzhéimer Tierra de Barros, en Almendralejo, el  Centro de Día para la atención de conductas adictivas, de Moraleja y los Servicios de Mediación Familiar de la Junta de Extremadura, que la asociación gestiona en Mérida y Plasencia.

Los Programas de Familia de Mérida y Moraleja restringen su actividad a la cobertura de las necesidades básicas de sus usurarios y a la atención telefónica de sus usuarios. Porque los colectivos vulnerables también son nuestra responsabilidad.

Nosotros asumimos nuestra responsabilidad personal y social pero ahora me veo obligada a apelar a la responsabilidad de todos los demás.

Mensajeros de la Paz Extremadura gestiona, entre otros recursos, trece residencias municipales y públicas de mayores y la mencionada residencia hurdana. En todos ellas viven personas que componen el colectivo más afectado por el COVID-19 y es en su atención, protección y cuidado en lo que nos tenemos que concentrar.

Para ellos hemos elaborado un protocolo propio de actuación que aúna y singulariza en función de cada unos de nuestros centros las recomendaciones realizadas desde el Ministerio de Sanidad. Este conjunto de normas se va actualizando en consonancia con las recomendaciones emitidas desde el mencionado Ministerio.

Es el momento de hacer gala de la máxima responsabilidad de todos como sociedad y de cada uno de nosotros como ciudadanos.

Par ello pedimos la colaboración de familias, vecinos y amigos. Rogamos restrinjan las visitas al máximo. Eviten acudir a residencias o centros sociosanitarios para acompañar a su familiar. Mensajeros de la Paz Extremadura mantendrá, como siempre, abiertas las líneas telefónicas de todos sus centros para que puedan saber de primera mano cómo está su familiar.

Además, cada uno de nuestros centros abiertos, residencias de mayores y centro residencial  y familiar de Nuñomoral, ha habilitado un sistema de vídeo conferencia a través de la aplicación Skype por el que se podrán comunicar con sus familiares residentes y con ello mantener la calma y tranquilidad tan necesarias en estos tiempos singulares.