Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | domingo, 25 de agosto de 2019
  • Actualizado 14:21

Cuidados llenos de afecto y respeto

Cuidados llenos de afecto y respeto

Nuestra querida madre ha vivido los últimos meses de su vida la residencia de mayores de Vegaviana. Ayer falleció, o mejor dicho se apagó.

He sido testigo del excelente trato que ha recibido, el cariño con el que todas y cada una de las personas que se han dirigido a ella para ofrecerle los líquidos tan necesarios para ella, los extraordinarios cuidados que le prestaban cuando se encontraba peor, cuando le ponían el plato y cuando le tenían que dar la comida cuando ella ya no podía comer.

Pero también he sido testigo de otros cuidados profesionales, los cuidados de las dos enfermeras que he conocido (no sé si ha habido más), Tamara (tarara la llamaba mi madre) y Paula. Dos extraordinarias enfermeras, que consiguieron retirarle casi toda la medicación que llevaba mi madre cuando se fue a “esa casa” como la llamaba ella, que le cuidaban las piernas, las úlceras de presión, sus periodos de encamamiento, la insistencia en que tuvieran cuidado con las grúas.

Pero no solo eran cuidados profesionales, también eran cuidados llenos de afecto y respeto, cuando estaba de buen carácter y cuando le salía su otro carácter.

Se que había otros profesionales que atendían otras necesidades, estos me lo contaban mis hermanos o ella misma cuando hablaba más naturalmente y también otros cuidados importantes para ella, su pelo, sus rizos y el color de su pelo. Para ellos también este recuerdo.

Cuando escribes algo que mezcla respeto y agradecimiento siempre te quedas cosas en el tintero y que quien no se siente visibilizado en estas sinceras notas, parece que lo olvidas o que para ellos no iba el reconocimiento. No es así, si todo lo que he visto ha sido merecedor de reconocer y ha sido tanto y extenso que no puede ser una casualidad, significa que el centro es así, que tiene protocolos y formas de hacer su trabajo cotidiano que hace que sea un centro de excelencia y unos profesionales excelentes.

Mi absoluto agradecimiento a todos los que forman parte de ese centro y por extensión a la entidad que lo gestiona: Mensajeros de La Paz de Extremadura.

Un cordial abrazo.

Juan Carlos Escudero Mayoral

Gerente del Área de Salud de Mérida.