Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | jueves, 29 de septiembre de 2022
  • Actualizado 10:28

Excursión del CRF de Nuñomoral al Womad

El sábado 7 de mayo, chicos y chicas del Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral asisten a la XXX Edición del Festival musical Womad de Cáceres

Excursión del CRF de Nuñomoral al Womad

La semana pasada, Cáceres acogió una nueva edición del festival musical Womad, en el que 27 grupos y solistas procedentes de Europa, Asia, África y América ofrecieron, del 5 al 8 de mayo, 19 conciertos dentro de una programación que además se completaba con una amplia oferta de actividades divulgativas y culturales, talleres, pasacalles, proyecciones cinematográficas, recitales literarios, exposiciones, mercado y comidas del mundo, consiguiendo que la ciudad cacereña se convirtiera por unos días en la fusión de las diferentes culturas del mundo.

Esta oferta tan atractiva de actividades, no pasó desapercibida para el Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral, por lo que el pasado sábado, 7 de mayo, siete chicos y chicas con discapacidad y dos monitoras del Centro pusieron rumbo a Cáceres para disfrutar de otro fin de semana de ocio de los que tanto les gusta, esta vez, del asistirían al 30 aniversario del Festival musical Womad.

Desde por la mañana la afluencia de personas en los puestos de Cánovas era multitudinaria, aún así, como siempre, la estampa del paseo de Cánovas no defraudaba. El paseo más longevo de la ciudad se había transformado, impregnado de nuevos olores, sonaba a música de artistas callejeros y de personas de todas las culturas.

Los y las asistentes del CRF de Nuñomoral pararon para disfrutar de una de sus comidas favoritas, unas ricas hamburguesas y de postre un delicioso helado, ideal para combatir el caluroso día que les había salido.

Por la tarde, visitaron la casa árabe original del siglo XII, que conserva toda la estructura y está decorada para trasladar al visitante a la época. Observaron numerosos objetos encontrados en las excavaciones dentro de unos baúles llenos de armas, objetos de latón y piezas arqueológicas; rápido pusieron sus cámaras en acción para inmortalizar el momento y llevarse el recuerdo de todo lo que estaban viviendo.

Justo antes de llegar al Centro, efectuaron parada en el mirador de Casar de Palomero para regresar ya cenados.

A la llegada,  los chicos y chicas radiaban felicidad por recuperar la normalidad tras la pandemia, felicidad porque, de nuevo, la música les volvía a unir. Por fin volvía WOMAD a su hogar.

Al día siguiente, el domingo 8 de mayo, como muchos domingos, 7 usuarios y dos monitores acudieron a las misa de las 11.00 horas en el Monasterio de las Batuecas (Carmelitas Descalzos).

Para ver más fotos de la actividad, puedes hacer click AQUI.