Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | jueves, 17 de octubre de 2019
  • Actualizado 09:40

¡¡Sois mis superhéroes!!

P. R., paciente de la Comunidad Terapéutica Rozacorderos, agradece en una emotiva carta manuscrita, el esfuerzo realizado por todo el equipo profesional de Mensajeros de la Paz Extremadura para lograr su recuperación 

¡¡Sois mis superhéroes!!

Badajoz, 14 de mayo de 2019

¡Muy buenas, equipo de Rozacorderos! Os escribe una persona de puño y letra (la carta ha sido transcrita para su publicación en este diario). Una persona que apenas 9 meses atrás, no sabía quién era ni mucho menos qué hacer. Una persona que desconocía qué son los valores, los sentimientos y emociones. Sentimientos y emociones, sí, ¿qué por qué digo esto? Porque es muy fácil decirlo de boca pero muy difícil sentirlo de corazón.

Qué fácil es decir qué feliz soy y qué bien me encuentro y qué difícil es sentirlo, como si en una fiesta estuviera con los pelos de punta y totalmente desinhibido. Pongo el ejemplo de la fiesta porque ahí era cuando sentía todo esto que os estoy diciendo. Qué equivocado estaba.

Tan equivocado que en 26 años de edad que tengo he estado viviendo una constante mentira. Sí, mentira, porque vivía en mi mundo, no en el mundo que realmente existe. Ese mundo que si estás triste, buscas la felicidad, ese mundo que si tienes un problema no te preocupas sino que te ocupas. Ese mundo que en ayudar a quien lo necesite y esté perdido te llena mucho más que ser el que más popular o el que tiene mejor cartilla, y esto me lo habéis enseñado ustedes.

Gracias, gracias y muchísimas gracias. ¡Qué feliz soy! ¿Por qué? Porque me habéis ensañado que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. Esa reuniones grupales, esas terapias, el comer todos juntos y tirar todos del mismo carro.

No pasa desapercibido, todo lo contrario. Ves que esas personas te hacen a uno mismo eso mismo: PERSONA, y que, día a día, hacéis que nos queramos a nosotros mismos, porque si no te quieres a ti mismo, nunca querrás a nadie de verdad. Y tener ese amor propio y respeto hacia ti, esto os lo debo a vosotros, por tener ese valor llamado empatía que tenéis hacia mí y mis compañeros.

Os escribe esto una persona que estaba muy, muy perdida, más de lo que vosotros creíais. Y gracias a vuestros consejos y apoyo habéis logrado que pueda encontrarme; soy un nuevo Paco. ¡Qué bien!

¡Qué contento estoy! Os quiero mucho y siempre vais a estar en mi corazón.

Podéis estar orgullosos de vuestro trabajo, porque los que queremos cambiar de verdad y sufrir y luchar por ello, nos damos cuenta de vuestro apoyo y empeño que ponéis en cada uno de nosotros.

Porque todo el mundo se merece una segunda oportunidad y eso lo he aprendido de vosotros.

Deciros que es la primera vez que siento algo tan sinceramente y esto tenía que reflejarlo en un papel para poder leerlo dentro de 10, 15 o 20 años.

Muchas gracias, de corazón. Ana, Montaña, Elena, Julián, Vega, Soraya, María y Elena (monitora). ¡¡Sois mis superhéroes!!