Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 17:47

Malos tiempos llenos de buenos momentos

Malos tiempos llenos de buenos momentos

En esta semana que ahora finaliza, la primera semana de confinamiento en el hogar, los primeros siete días de aislamiento social, nuestra rutina se ha visto modificada. Nuestro modelo de trabajo está siendo sometido a una prueba extraordinaria de estrés que nos permite continuar mejorando.

Están siendo momentos de gran ajetreo en los que nuevos protocolos y normas se superponen con prisas sobre los precedentes. Normas fijas y normas transitorias que van modificándose según van variando las cambiantes circunstancias.

En estos días de dureza inusitada, desde la Asociación coordinamos y prestamos apoyo permanente a los dieciséis centros sociosanitarios y a los programas de apoyo a las familias bajo nuestra gestión.

Las grandes crisis sacan de nosotros lo mejor y desgraciadamente también lo peor. Para hablar de lo segundo ya están otros. Yo, ahora, en estos tiempos, quiero centrarme en lo mejor, en todo aquello que nos pueda llenar de esperanza para afrontar la segunda parte de esta primera etapa de confinamiento, ahora prorrogada dos semanas más.

Los mayores, nuestros usuarios y sus familias

Me quedo con la cara de estupor y alegría de Constanza, que vive con nosotros en la residencia municipal de Pinofranqueado, cuando vio en la pantalla del ordenador los rostros de sus familiares. O con las lágrimas emocionadas de María cuando desde la residencia organizaron para ella una videoconferencia sorpresa a través de la cual recibió la cariñosa felicitación de su hija en su 83 cumpleaños. Y con esa sonrisa ilusionada de Cándida, que ataviada de pantalla y cascos, en Torrecilla de los Ángeles, pudo disfrutar de la compañía “virtual” de sus sobrinas nietas, residentes en Montehermoso. O la expresión de amor de Javier cuando el Día del Padre se acercó pertrechado de mascarilla y guantes, a las inmediaciones de la residencia de Villasbuenas para felicitar tras el cristal a Emilio, su padre.

Me quedo con las llamadas y las respuestas del centenar de chicos y chicas que han tenido que interrumpir su asistencia diaria al Centro Ocupacional de Moraleja y a quienes tanto echamos de menos. Todos están bien, deseando regresar a la rutina en compañía de sus compañeros y amigos.

Me quedo con el empeño de esta organización por unir a nuestros usuarios residentes con sus familias, ya sea en los centros de mayores, en la residencia para personas con discapacidad intelectual o en la Comunidad Terapéutica Rozacorderos, todos ellos dotados ahora con sistemas gratuitos de videconferencia con los que pretendemos hacer llegar a todos los hogares un mensaje de tranquilidad.

Me quedo con el interés de nuestro departamento de Formación que ha llamado a cada uno de los estudiantes del programa Isla para interesarse por la salud de nuestros alumnos y alumnas y sus familiares.

Interés por los demás

Me quedo con la emoción que me producen los vídeos de apoyo, solidaridad y reconocimiento creados en los centros para personas con discapacidad. En uno, nos animan a todos a guardar la cuarentena, a permanecer en casa y a seguir las pautas dadas por las autoridades sanitarias. En otro, aplauden con fuerza a sus compañeros, que trabajan día y noche en las residencias de mayores públicas gestionadas por Mensajeros de la Paz Extremadura.

Interés de los demás

Me quedo con la amabilidad, la preocupación y la profesionalidad de los miembros de la Guardia Civil que de forma regular visita nuestras residencias para ponerse a nuestra disposición y preocuparse por nuestros desvelos.

Me quedo con detalles como el que estos días han tenido los distintos proveedores con los que trabajamos a lo largo del año. Unos y otros están pendientes de nuestras necesidades y agilizan al máximo su capacidad de respuesta.

Respuesta del equipo profesional

Me quedo con la entrega y el compromiso de nuestro equipo profesional y también con su imaginación.

Me quedo con el entusiasmo de un equipo que desde el primer momento se vio reflejado en el párrafo de excepciones que recoge el Real Decreto 14/2020, aquel que señala en su artículo 7, letra e) que podrán acudir a su puesto de trabajo quienes trabajan en la “asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables”. Porque para ellos y por ellos trabaja Mensajeros de la Paz Extremadura desde hace 25 años.

Me quedo con la gran profesionalidad y entusiasmo de nuestro equipo y con la imaginación de nuestra organización. Me llena de alegría ver cómo ante situaciones inéditas son capaces de dar la respuesta adecuada utilizando para ellos los materiales disponibles. Cómo son capaces también de interiorizar y poner en práctica los nuevos protocolos reforzados de actuación.

Me quedo con las sonrisas de nuestras jóvenes trabajadoras y trabajadores que cuidan con profesionalidad y esmero a nuestros mayores en trece pequeños pueblos extremeños, a nuestros adultos con discapacidad intelectual en Nuñomoral y a nuestra comunidad de pacientes en Moraleja.

Me quedo, en definitiva, con todos vosotros, con todos ustedes. Y a todos, gracias por estar ahí y hacer nuestro camino más grato.