Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | jueves, 17 de octubre de 2019
  • Actualizado 10:12

25 años trabajando por el desarrollo social de Extremadura

25 años trabajando por el desarrollo social de Extremadura

Hace ahora 25 años llegué a esta tierra de la mano del padre Ángel para iniciar juntos nuestro trabajo por el desarrollo social de la Extremadura rural. Nuestro objetivo en aquellos años era la promoción de la autonomía de las personas con discapacidad intelectual hasta lograr su inclusión en la sociedad. Desde entonces hasta hoy, la asociación es la responsable de la gestión del Centro Ocupacional y Unidad de Día de Moraleja y el Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral.

Fueron los noventa una década de años duros, en los que las drogas hacían estragos también en el mundo rural. La ingente cantidad de población afectada por las consecuencias de las adicciones provocó que nuestra asociación ampliara su campo de acción para prestar ayuda en este sentido. Como bien dice el padre Ángel, presidente fundador de Mensajeros de la Paz, toda urgencia social supone “una oportunidad de acción”. En aquel contexto, la organización asumió la creación de la Comunidad Terapéutica Rozacorderos, en Moraleja, para el tratamiento y rehabilitación de pacientes con adicciones. Hoy, en una sinergia de recursos, la oenegé acompaña a los pacientes desde la Comunidad Terapéutica –que ha ayudado a rehacer su vida a más de 800 extremeños–  hasta su reinserción en el mercado laboral.

El nuevo siglo acentuó aún más el mayor peligro al que se enfrenta Extremadura: la despoblación de sus localidades y el envejecimiento de su población. Es entonces cuando Mensajeros de la Paz Extremadura amplía su campo de acción y comienza a gestionar pequeñas residencias municipales de ancianos en zonas rurales. Inmaculada Martín de Ovelar es el nombre de la primera residencia de la asociación en Sierra de Gata. Hoy es responsable de 13 residencias de mayores y centros de día en ocho comarcas netamente rurales: Las Hurdes, Sierra de Gata, Trasierra-Tierras de Granadilla, La Vera, Campo Arañuelo, Villuercas – Ibores – Jara y Tierra de Barros. En conjunto, Mensajeros de la Paz Extremadura gestiona un total de 623 plazas para personas mayores autónomas y dependientes.

La crisis de 2008 dejó un panorama social desolado y la vulnerabilidad de las familias extremeñas aumentó exponencialmente. De nuevo, la organización, detectó en esta realidad una “oportunidad de acción” y comenzó a asumir la gestión de programas públicos para la atención a familias y a la infancia. Hoy, es la responsable del Programa de Atención a Familias de Moraleja, el Programa de Familias en Riesgo de Exclusión de Mérida, donde también gestiona el Servicio de Mediación Familiar, todos ellos de la Junta de Extremadura. En total, cuatro programas y una escuela infantil en la capital autonómica, para atender a los menores de 0 a 3 años y ayudar a sus familias a la conciliación de la vida personal y profesional.

La inclusión social de las personas con discapacidad, su formación, la igualdad de oportunidades, la inserción laboral o el envejecimiento activo de los colectivos para los que trabajamos son parte de nuestros programas transversales.

Queremos, ahora que celebramos nuestras Bodas de Plata en Extremadura, rendir homenaje a todos aquellos colectivos y a aquellas personas que dan sentido a nuestra labor porque su bienestar, la visibilización de sus problemas y trabajar por su solución, son nuestra razón de ser.