Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | jueves, 08 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00

Historias de Amor en Iluminada Martín de Ovelar

En la residencia de mayores Iluminada Martín de Ovelar han contado historias reales de amor para conmemorar el Día de San Valentín
Historias de Amor en Iluminada Martín de Ovelar

Los usuarios y usuarias de la residencia municipal que gestiona Mensajeros de la Paz Extremadura en Torrecilla de los Ángeles han realizado en el taller de manualidades la decoración de San Valentín que ha lucido en el centro este 14 de febrero.

Además, conmemorando el Día de San Valentín, se han querido revivir algunas historias de amor de parejas que conviven en la residencia.

Pedro y Socorro se conocen de toda la vida. Ambos son de Asegur, una pedanía del municipio cacereño de Nuñomoral. Próximamente, el 27 de febrero será su 62 aniversario de casados. Del fruto de su amor nacieron 7 hijos, pero tristemente perdieron uno hace un par de años. Llevan casi 4 años en la residencia donde se muestran completamente inseparables, donde va uno va el otro.

¡Que nunca nada les separe!

Constantina y Saturnino se conocieron en una boda. Él, natural de Ovejuela, era familiar del novio, y ella, vecina de Castillo, lo era de la novia. El noviazgo les duró muy poco, ya que tan seguros se sentían de su amor que muy pronto decidieron casarse, y un 5 de enero de 1963 una muy joven Constantina, con tan sólo 17 años daba el “Sí, quiero” al que todavía hoy es su marido. Hasta la fecha, 59 años de matrimonio. En ese camino de la vida uno al lado del otro tuvieron 4 hijos, de los cuales hoy viven 3: Antolín, Avelino y Montaña. Constantina afirma haber sido muy feliz durante todos estos años, que siempre se han querido y tratado con respeto.

Llevan en la residencia Iluminada Martín de Ovelar desde que esta abriera sus puertas en el año 2011. Ella dice que se siente bien y le da tranquilidad, ya que el estado de salud de Saturnino no es tan bueno como el de ella y en la residencia le brindan todos los cuidados que necesita.

¡Ojalá se sigan dando amor muchos 14 de febreros más!