Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 03:18

EL Programa AMPEX-CRISOL presenta su proyecto transversal “Magia Verde”

El alumnado del programa de formación AMPEX-CRISOL impulsa un huerto urbano junto con la Asociación Down Mérida para promover la agricultura y el desarrollo sostenible

EL Programa AMPEX-CRISOL presenta su proyecto transversal “Magia Verde”

Dentro  de este programa de Formación con Alternancia en el Empleo subvencionado por la Junta de Extremadura la Consejería de Educación y Empleo y la Unión Europea, una de las actuaciones es  poner en marcha un Proyecto de Aprendizaje-Servicio, elaborado por los alumnos/as trabajadores/as con la finalidad de aprender haciendo un servicio a la Comunidad. El desarrollo de este proyecto comunitario se ha venido realizando de manera transversal a lo largo de la duración del proyecto y durará hasta el 31 de diciembre.

El verdadero éxito de este proyecto consiste en educar formando buenos ciudadanos y ciudadanas capaces de mejorar la sociedad y no solo su currículum personal, siendo capaces de provocar cambios en el entorno. Además, hacer un servicio a la comunidad, ayudar a los otros, es uno de los métodos de aprendizaje más eficaces porque los alumnos/as trabajadores/as encuentran sentido a lo que estudian cuando aplica sus conocimientos y habilidades en una práctica solidaria.

Este proyecto de Aprendizaje-Servicio, debía enmarcarse dentro de la Agenda 2030 y de sus 17 objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El Aprendizaje-Servicio es una brújula para orientar la educación hacia el desarrollo sostenible, una herramienta para convertir la sensibilización en compromiso. Los objetivos de estos estudiantes-trabajadores son:

- Educación de Calidad.

- Reducción de las desigualdades.

- Ciudades y comunidades sostenibles.

- Producción y consumo responsable

- Alianzas para lograr los objetivos

Hace ya algunos años que se impuso la práctica del huerto urbano como una manera de cultivo para el autoconsumo, con el aprovechamiento de zonas antes infrautilizadas, como las cubiertas de los edificios, los patios de comunidad de vecinos o solares sin edificar.

Estas “parcelas” están contribuyendo a enriquecer el patrimonio verde en la ciudad, con el valor añadido de la producción de verduras y hortalizas para el consumo. Además, son un instrumento que no sólo redunda en la mejora del medio ambiente y del tejido social, sino que apuesta por una estructura urbana más sostenible y la creación de ciudades más humanas. Poner en marcha un proyecto de este tipo es relativamente sencillo,  sólo se necesita un espacio donde cultivar, agua para el riego y colaboración social.

Desde el programa de formación AMPEX-CRISOL están intentando promover el valor de la    agricultura, pretendiendo crear  un pequeño espacio donde plantar semillas y admirar como éstas se convierten en grandes matas productivas, experimentando así los y las participantes en primera persona la  “ Magia Verde”.

Con este proyecto de Aprendizaje-Servicio, los participantes del programa crearán un huerto urbano en las instalaciones de la asociación Down Mérida, con el propósito de favorecer la educación inclusiva y la promoción de actividades de ocio saludable y de desarrollo sostenible en personas con discapacidad, y en personas en riesgo de exclusión social, así como promocionar el voluntariado social, todo a través de la jardinería.

Unos y otros han trabajado fomentando las alianzas para un desarrollo sostenible, creando las sinergias necesarias entre los múltiples interesados, que movilicen e intercambien conocimientos, especialización, tecnología y recursos.

Primero recibieron la visita de las técnicos de Down Mérida, para dar a conocer al alumnado su asociación y a que se dedican. Y después fue el alumnado de AMPEX-CRISOL quien les explicó quiénes son, qué iban a hacer y cómo iban a hacerlo.

Para la implantación del huerto urbano, han utilizado mesas de cultivo fabricadas por los propios alumnos y alumnas, quienes con palets reciclados han construido estas estructuras elevadas que  permiten cultivar sin arquear la espalda y plantar muchos cultivos en el mismo espacio gracias a su gran superficie. También han realizado un estudio de qué tipo de cultivos sembrar en la estación actual.

Más tarde, han acudido a las instalaciones de la asociación y entre todos y todas, explicando contenidos,  han puesto en funcionamiento su huerto particular, que ya será también de la Asociación Down Mérida.

Por último, se ha elaborado un diario de campo que servirá de guía a los chicos y chicas de Down Mérida , quienes se encargarán del mantenimiento de los cultivos a partir de enero, con la colaboración de algunos de los alumnos y alumnas as que continuarán su vinculación con ellos como voluntarios/as .

Puedes ver más imágenes de la actividad en el enlace directo a nuestra galería que se adjunta aquí debajo.