• Diario Digital | Jueves, 15 de Noviembre de 2018
  • Actualizado 13:58

Millán Pulido imparte en Rozacorderos una charla sobre micología

Los pacientes de la comunidad terapéutica han aprendido nociones básicas sobre los hábitats donde nacen los hongos según la familia a la que pertenezcan y a distinguir  las setas comestibles de las que son venenosas. La charla se ha programado dentro del programa de ocio y tiempo libre de la comunidad

Millán Pulido imparte una charla sobre micología
Millán Pulido imparte una charla sobre micología
Millán Pulido imparte en Rozacorderos una charla sobre micología

Los pacientes de la Comunidad Terapéutica de Rozacorderos están viviendo un otoño lleno de actividades singulares. El pasado mes de octubre, recibieron la visita del padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz. Durante las jornadas de Infancia y Juventud organizadas por Mensajeros de la Paz Extremadura, que reunieron en Moraleja a nuestras homólogas en cinco comunidades, el padre Ángel visitó a los pacientes de Rozacorderos y se interesó por sus talleres y distintas actividades.

El 31 del mismo mes, los pacientes pudieron disfrutar de una jornada didáctica sobre el universo de los hongos gracias a Millán Pulido. Esta charla forma parte de las actividades programadas por el equipo profesional dentro del programa de ocio y tiempo libre de la comunidad terapéutica.

Todas las setas son comestibles, pero como dicen los expertos, algunas de ellas sólo pueden comerse una vez ya que son mortales. Para evitar accidentes y conocer qué hábitats acogen qué hongos según la familia a la que pertenezcan, Pulido ha impartido una charla apoyado en abundante material gráfico.

La comarca de Sierra de Gata y el Alagón se llenan en estas fechas de jornadas sobre setas debido al tesoro micológico que guardan sus bosques, ya sean éstos pinares, robledales, castañares o dehesa. Ahora, los pacientes de Rozacorderos tienen esas primeras nociones básicas que les permitirán disfrutar más con sus salidas al campo.  De hecho, así podrán comprobarlos ellos mismos en una próxima ruta micológica sobre la que ahora se están cerrando los últimos detalles.