Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | martes, 11 de agosto de 2020
  • Actualizado 18:05

La Sansil de Carrascalejo vuelve a acordarse de los niños y niñas de Mensajeros de la Paz

En su séptima edición, como en años anteriores, la carrera navideña y solidaria de la localidad dona juguetes para los menores atendidos por el Programa de Atención a Familias en Riesgo de Exclusión, que la oenegé gestiona en Mérida
Un momento de la celebración de la SanSil en Carrascalejo
Un momento de la celebración de la SanSil en Carrascalejo
La Sansil de Carrascalejo vuelve a acordarse de los niños y niñas de Mensajeros de la Paz

Una y mil veces, gracias. Gracias a la organización de la carrera San Silvestre de Carrascalejo, gracias a los deportistas, gracias al ayuntamiento y a los vecinos de la localidad que un año más han realizado una donación de juguetes que, en esta ocasión, irán destinados a los menores del Programa de Atención a Familias en Riesgo de Exclusión de Mérida.

Como en años anteriores, la séptima edición de esta carrera ha realizado una recogida altruista de juguetes nuevos para los más pequeños de la familia. Karaokes, lápices y ceras de colores, muñecas, peluches, puzles 3D o juegos de construcción son algunos de los juguetes donados. También han donado productos de higiene que serán destinados a las familias de estos menores.

Todo preparado para iniciar la SanSil de CarrascalejoMensajeros de la Paz Extremadura gestiona desde el año 2010, la residencia municipal de mayores Virgen de Guadalupe, que cuenta con 46 plazas residenciales a las que se suman diez más en su centro de día. Desde su apertura, la relación de la residencia con el ayuntamiento, sus vecinos y los colectivos sociales de la localidad ha sido muy fluida y estrecha.

En este contexto, la séptima edición de la SanSil, como cariñosamente denominan a la carrera en la localidad, ha vuelto a acordarse de los colectivos más vulnerables. La carrera se celebró el 31 de diciembre y cubría un recorrido urbano de cinco kilómetros. Los niños también tenían su propia prueba deportiva con una caminata de 2,5 kilómetros. La inscripción general era de diez euros, ocho para los asociados y cinco euros la inscripción infantil. La organización repartió entre los corredores, una bolsa, un obsequio, una camiseta y facilitó también un avituallamiento al finalizar la prueba.

De nuevo y mil veces más, gracias.