Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | jueves, 17 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:30

Familias y escolares llevan el otoño a Las Abadías

Comienza la batería de actividades que llenarán el día a día de los pequeños estudiantes. Lograr la autonomía, fomentar las relaciones escuela-familia y fomentar también la curiosidad infantil y el amor por la lectura están detrás de estas acciones
Las Abadias Cuentacuentos y otoño 019 (9)
Las Abadias Cuentacuentos y otoño 019 (9)
Familias y escolares llevan el otoño a Las Abadías

Los osos han tenido un inicio de curso lleno de letras. Los estudiantes del Colegio de Educación Infantil Las Abadías, con dos y tres añitos, están participando en un taller de cuentacuentos con el que el equipo directivo del centro persigue varios objetivos. Por un lado, utilizando para ello el cuento “¿Puedo mirar tu pañal?”, trabajan para aumentar la autonomía de los niños y niñas a la hora de ir al baño. Lograr que vayan solos y abandonen el pañal es el fin último. Pero no el único. Porque la tutora el aula también quiere despertar en ellos el amor por los libros y qué mejor que investigar en la biblioteca del aula, abrir los libros, oler sus páginas y disfrutar con sus ilustraciones para descubrir en ellos un mundo de aventuras. “Fomentar su curiosidad innata, las ganas de descubrir y aprender se encuentran entre nuestros principales objetivos”, declara a este periódico María Escudero, directora de Las Abadías.

En esta primera semana, el otoño ha hecho aparición en el colegio de educación infantil gestionado por Mensajeros de la Paz Extremadura en Mérida. Osos, delfines y ranitas han invitado a sus familias a decorar con ellos el centro. Los estudiantes han llevado a casa unas hojas de papel para colorear con las tonalidades propias de esta estación. “De esta forma trabajamos para fomentar y consolidar las relaciones escuela-familia”, declara María Escudero.

Y a buen seguro que están consiguiendo sus objetivos. Los alumnos han regresado al cole con sus hojas otoñales y ahora pasillos y aulas asemejan un gran parque iluminado por la luz del otoño.