Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | sábado, 14 de diciembre de 2019
  • Actualizado 05:31

Diez razones para abrir salas de cine en Moraleja y Vegaviana

Los participantes en el proyecto “Alcemos nuestra voz” esgrimen una decena de motivos para contar con una sala de cine en esas dos localidades. El medio ambiente, el ocio cultural, la igualdad de oportunidades y la seguridad vial son algunas de las razones que se esconden detrás de sus propuestas

Diez razones para abrir salas de cine en Moraleja y Vegaviana

“Alcemos nuestra voz” es el nombre del proyecto de participación infantil diseñado por Mensajeros de la Paz Extremadura y financiado por la Diputación Provincial de Cáceres. Estructurado en 17 sesiones y cinco pasos, el proyecto pretende familiarizar a los niños con la toma razonada de decisiones desde edades tempranas.

Ainhoa Blanco y María Salud Valle, del moralejano IES Jálama, esgrimen la igualdad de oportunidades a la hora de acceder a la cultura porque “casi todos los sitios hay cine, menos aquí”.

Meriam Sadiki y Carlos Talaván, estudiantes del colegio moralejano Virgen de la Vega aducen razones de seguridad vial, ocio cultural y socialización para la apertura del cinematógrafo moralejano. El cine permitiría, en su opinión, “Pasar el rato y no viajar, estar con los amigos y, de este modo, no estar encerrados en casa”.

Las razones de Daniel Retamosa y Claudia Pizarro, alumnos del colegio María Ángeles Ballesteros en Vegaviana, coinciden con las alegadas por sus compañeros y suman una nueva razón, esta vez de índole gastronómica: “Para comer palomitas, pasar el rato y no tener que ir a Coria”, localidad más próxima que sí cuenta con multicines.

Las razones de Ricardo Redondo, compañero de colegio de Daniel y Claudia, y Miriam Sánchez, estudiantes del colegio María Ángeles Ballesteros también hacen referencia al ocio cultural y a la seguridad vial. Para ellos es importante poder “pasar el rato viendo películas” sin tener que realizar desplazamientos.

Los estudiantes del Cervantes, Ivana González y Enrique Martín suman a las razones de sus compañeros una más de índole económico: Al ser los promotores de la sala de cine “podríamos cobrar lo que quisiéramos”. Ellos también alegan motivos de seguridad vial “Coria está muy lejos” y de ocio cultural “porque así podríamos estar entretenidos”.

Paola Blanco, alumna del colegio moralejano Virgen de la Vega, y José María Torero, alumno del colegio María Ángeles Ballesteros, en Vegaviana, hablan también de razones ecológicas y de seguridad vial”. Con las salas de cine de Moraleja y Vegaviana, los vecinos “no tendrían que ir a Coria” y de este modo “no contaminarían”.

Por último, Julio Rivas, del colegio Virgen de la Vega, alega razones de igualdad de oportunidades para proponer la creación de una sala de cine en Moraleja: "para tener uno aquí".