Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | domingo, 25 de agosto de 2019
  • Actualizado 13:55

Residentes de Nuñomoral regresan a Plasencia para continuar con la terapia asistida con animales en El Refugio

Esta es una nueva edición puesta en marcha por Mensajeros de la Paz Extremadura basada en la participación de animales y personas con discapacidad. En esta segunda visita, los participantes han trabajado el vínculo afectivo con los animales al cuidado de la protectora placentina

Residentes de Nuñomoral en la segunda sesión TAA en El Refugio de Plasencia
Residentes de Nuñomoral en la segunda sesión TAA en El Refugio de Plasencia
Residentes de Nuñomoral regresan a Plasencia para continuar con la terapia asistida con animales en El Refugio

Desde el pasado mes de febrero, en el Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral se está llevando a cabo una nueva edición de la Terapia Asistida por Animales diseñada para personas con discapacidad intelectual. Siete residentes de Mensajeros de la Paz Extremadura viajan una vez al mes hasta la finca placentina de El Capote, donde la protectora de animales El Refugio cuida y mantiene a 120 perros abandonados por sus dueños. El objetivo de El Refugio es lograr la adopción de estos animales pero, según los voluntarios que trabajan de forma altruista en la protectora, “existe poca conciencia de adopción en España, por lo que muchos son adoptados en el extranjero, en países como Alemania, Bélgica o Francia”.

El proyecto se inició el pasado mes de febrero. En la primera visita, con los residentes viajaron las dos responsables del proyecto: la psicóloga Leticia Torres y la terapeuta ocupacional, Beatriz Márquez. La cita de febrero fue una primera toma de contacto entre el grupo de Mensajeros de la Paz Extremadura y los animales rescatados por El Refugio. Sus voluntarios explicaron a nuestros residentes cómo funciona una protectora, qué tipo de animales pueden atender y cuántos de ellos están a su cuidado.

El pasado día 12 de marzo, seis residentes, acompañados de Leticia Torres, y Laura Martín, educadora del Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral, regresaron a Plasencia para visitar a los que, poco a poco, van convirtiéndose en los amigos de nuestros residentes. Leticia Torres y Beatriz Márquez coinciden en señalar que “con este programa pretendemos desarrollar las diferentes capacidades de los participantes utilizando a los animales como terapeutas”. Para ello, en las distintas sesiones se  trabajará sobre la interacción social, la comunicación verbal y no verbal, las habilidades sociales y el control del as emociones”. El programa de Mensajeros de la Paz Extremadura también trabajará sobre “el manejo de situaciones de estrés y ansiedad, la estimulación de las capacidades cognitivas y la psicomotricidad, el fomento del respeto, la paciencia y la espera”. Por último, también se persigue “la modificación de conductas desadaptativas y la concienciación acerca del abandono y el maltrato animal”.

Según estudios epidemiológicos y experimentales ha quedado demostrado que tan solo con la presencia de un animal se puede reducir el estrés, disminuir la tensión, evitar el aislamiento social y la depresión, así como también mejorar las condiciones físicas.

Esta segunda edición de la Terapia Asistida por Animales se estructura en once sesiones. De ellas, ocho serán salidas a El Refugio. Una sesión se realizará en el centro y pondrá el foco de atención en la psicoeducación y en las dos sesiones restantes profesionales y residentes realizarán ejercicios de refuerzo con el fin de afianzar los conocimientos y las habilidades aprendidas.

Residentes de Nuñomoral en la segunda sesión TAA en El Refugio de Plasencia

En su segunda salida a El Refugio, residentes y monitoras han trabajado el vínculo afectivo. Para ello han realizado distintas actividades como presentaciones en las que nombrar alguna de las características o cualidades de los animales que hubieran conocido en su primera visita de febrero. Han practicado también técnicas de higiene animal, como su peinado o cepillado y la manutención. Para fomentar el vínculo afectivo emocional, las monitoras han fomentado el contacto de los residentes de Mensajeros de la Paz Extremadura con los animales mediante caricias y dulces palabras y el binomio creado por nuestros residentes y sus mascotas se ha beneficiado mutuamente de paseos guiados por las cercanías de El Refugio.

Los siete residentes de Nuñomoral regresarán a Plasencia el próximo 26 de marzo.

Desde Mensajeros de la Paz Extremadura, y muy especialmente desde su Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral, queremos agradecer a El Refugio su excelente colaboración con la Terapia Asistida con Animales puesta en marcha por nuestra organización, así como también queremos agradecer su gran labor a favor del cuidado de animales abandonados.