Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 15:08

Residentes de Nuñomoral acuden al colegio Valdelazor para hablar de Violencia de Género

La actividad ha sido organizada por la Oficina de Igualdad y Violencia de Género de la Mancomunidad hurdana. Al finalizar el encuentro, las mariposas creadas en el Centro Residencial posaron en las paredes de la escuela el compromiso contra la violencia de género de Mensajeros de la Paz Extremadura
Residentes de Nuñomoral en el colegio Valdelazor
Residentes de Nuñomoral en el colegio Valdelazor
Residentes de Nuñomoral acuden al colegio Valdelazor para hablar de Violencia de Género

El Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral ha materializado su concienciación y compromiso para combatir la violencia de género a través de las mariposas. Durante días, los y las residentes en el centro hurdano gestionado por Mensajeros de la Paz Extremadura han estado elaborando en sus talleres numerosas mariposas que encontrarían sus nidos en los muros y paredes del Centro Rural Asociado Valdelazor.

Desde el mes de agosto, la Mancomunidad de Municipios de Las Hurdes cuenta entre sus servicios al ciudadano con una Oficina de Igualdad y Violencia de Género, que depende del Instituto de la Mujer de Extremadura y del propio organismo supramunicipal. Sus responsables han sido las autoras de una bonita iniciativa que ha unido en la lucha contra la violencia de género a los jóvenes estudiantes de primaria del citado colegio y a los moradores en el Centro Residencial y Familiar de Nuñumoral.

Decorando el colegio contra la violencia de género

El día 19 de noviembre, una treintena de de residentes en Nuñomoral acudieron a Valdelazor para asistir a esta experiencia intergeneracional. Maestros y alumnos presentaron a sus invitados un vídeo rodado en sus aulas sobre historias de amor. A través de este trabajo audiovisual, el alumnado explicó a su audiencia el significado y la importancia del respeto, el compromiso y la libertad dentro de la pareja. Para finalizar, los residentes del Centro Familiar engalanaron las paredes del colegio de primaria con sus mariposas artesanales, símbolo para ellos de su férreo compromiso con la igualdad de género y el rechazo a la violencia machista.

Las mariposas llegan a Valdelazor con sus alas cargadas de igualdad