Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 13:37

Tres jóvenes del Centro Ocupacional acceden a su primer empleo con Mensajeros de la Paz

Los nuevos miembros del equipo realizarán sus funciones en el Centro Ocupacional de Moraleja, donde asisten habitualmente como usuarios. Desempeñarán labores de limpieza y consejería y también de jardinería
La directora del Ocupacional con  Beatriz, Carlos y Sara
La directora del Ocupacional con Beatriz, Carlos y Sara
Tres jóvenes del Centro Ocupacional acceden a su primer empleo con Mensajeros de la Paz

Carlos Gómez, Sara Beltrán y Beatriz Morán son las últimas incorporaciones al gran equipo profesional que conforma en Extremadura Mensajeros de la Paz. Hasta las próximas vacaciones navideñas, los tres jóvenes han sido contratados por la asociación dentro de su programa de inserción laboral. Los contratos tienen una duración de dos meses y desempeñarán su trabajo a media jornada.

Da la circunstancia que las tres personas contratadas son usuarios habituales del Centro Ocupacional de Moraleja, lo que supone un plus de confianza en el medio laboral toda vez que tienen grandes amigos en lo que ahora se ha convertido su lugar de trabajo.

La hernanpereña Sara Beltrán realiza labores de consejería y limpieza. Con ella, Beatriz Morán, de Perales del Puerto, trabaja codo con codo.

Sara Beltrán con Lourdes Matillas y Raquel Cortés

“Mamá, ahora trabajo como tú”, así le contó Sara Beltrán a su madre que comenzaba a trabajar en el Centro Ocupacional de Mensajeros de la Paz Extremadura. Lourdes Matillas resalta “lo contenta que vuelve a casa después de su jornada de trabajo”. “Sara regresa más cansada de lo habitual y es normal; a ella le cuesta mucho moverse y ahora que tiene que hacerlo a diario, le resulta muy beneficioso”. De hecho, “Sara está deseando que llegue cada mañana para ir al Centro a trabajar”.

Lourdes Matillas también se muestra muy contenta con la contratación de su hija porque “de eso se trata: de lograr la integración laboral de las personas con discapacidad”.

Sara aprendió con su madre las tareas propias para el mantenimiento diario de la casa porque Lourdes siempre se ha empeñado en que “logre la mayor autonomía posible porque las cosas que ella no puede hacer sola, siempre las puede hacer bajo dirección”.

Tanto Raquel Cortés, directora del Centro Ocupacional, como Sonia García, educadora social del centro “me han comentado la constancia de Sara en su trabajo”. Y, por su parte, Sara ya experimenta las cuitas propias del trabajo, que cada tarde comenta con su madre. Mucho le gusta también a la joven hernanpereña ser la responsable de la lista de usuarios que cada mañana utilizan el comedor. Las responsabilidades nos hacen sentir a todos un poquito más importantes.

Beatriz Morán con Pacita Gil y Raquel Cortés

Cuando a Beatriz Morán le comunicaron su contratación “se puso contentísima”, declara su madre, Pacita Gil Calvito, quien opina que esta oportunidad “está fenomenal". “Yo la veo tan contenta que me lo contagia, porque no hay nada como ver a tu niña feliz”. “Bea, nos cuenta su madre, está obsesionada con no faltar al centro, ahora que tiene una obligación". La madre se ríe cuando recuerda cómo su hija disfruta con el ingreso de cada nómina. “Mamá, ¿has mirado si están ya las perras”, comenta entre risas su madre.

La peraliega también ayuda a su madre en casa “sobre todo los sábados”. Aunque Bea, como mucho de nosotros, “necesita que le manden las cosas para ponerse a ello”, comenta Pacita.

Carlos Gómez con su madre, Juana

Por último, Carlos Gómez, natural de Pinofranqueado, ha sido contratado para realizar sus funciones dentro del departamento de mantenimiento de parques y jardines. Su madre Juana Gómez Valencia nos cuenta cómo Carlos pasó del susto inicial por emprender su primer empleo a la ilusión de cada día. “Carlos ahora siempre dice, ya trabajo igual que mi hermana”. En opinión de Juana, a Carlos este primer trabajo “le viene muy bien porque está más activo, regresa a casa más cansado, como es natural, pero también con más ilusión”. “Cada día, continúa su madre, nos cuenta en qué ha consistido su trabajo de jardinería y yo le veo mejor que antes porque regresa a casa muy ilusionado”.

Para Juana, lo realmente importante del primer trabajo de su hijo Carlos es que “se siente útil”.

Los tres nuevos compañeros han realizado todos los cursos de formación orientados a la inserción laboral que ha puesto en marcha a lo largo del último año Mensajeros de la Paz Extremadura en el centro ocupacional moralejano. Los tres son menores de 30 años.

Carlos, Beatriz y Sara contarán con el asesoramiento, apoyo y supervisión de Nerea Rodríguez, terapeuta ocupacional del centro moralejano. Ella será la responsable de prestar apoyo a las tres nuevas incorporaciones en el puesto de trabajo y será responsable también de realizar las adaptaciones necesarias para el desempeño de sus respectivas funciones.