• Diario Digital | Martes, 11 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 17:47

Isla Canela recibe a los usuarios de nuestro Centro Residencial y Familiar

Una semana frente al mar en la localidad onubense. Este es el segundo viaje del año que realizan los residentes de Nuñomoral a la playa. Antes del verano viajaron, junto a los usuarios del Centro Ocupacional de Moraleja, a Gandía para disfrutar de la playa

Hotel en Isla Canela
Hotel en Isla Canela
Isla Canela recibe a los usuarios de nuestro Centro Residencial y Familiar

Isla Canela se prepara para vivir una semana llena de alegría gracias a los residentes de Nuñomoral. 24 usuarios, acompañados de seis monitores, viajaron este domingo, 16 de septiembre, hasta la localidad onubense para disfrutar de seis días de relax frente al mar.

El viaje a Isla Canela es la segunda salida a la costa que realizan los residentes de Nuñomoral este año. Antes del verano, junto con sus compañeros del Centro Ocupacional de Moraleja, disfrutaron de múltiples actividades culturales, sol y playa en Gandía.

En Isla Canela estarán hasta el viernes, 21 de septiembre y, a diferencia del viaje a Gandía, con multitud de actividades programadas, durante la semana de septiembre se trata de disfrutar de horas de relax frente al mar. Pero no solo de mar y playa vive el hombre. Por este motivo, nuestros excursionistas también conocerán las réplicas de las tres carabelas utilizadas por Cristobal Colón en su descubrimiento de América. Una visita a la ciudad de Huelva y su catedra y un paseo por el Parque Nacional de Doñana son otras de las excursiones programadas en las vacaciones de otoño en Isla Canela.

Entre los beneficios que reportan este tipo de viajes a los usuarios del Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral, su directora, María José Delgado, destaca: “se trata de crear para ellos experiencias de ocio saludable teniendo siempre en cuenta que se trata de personas que tienen una mayor dificultad a la hora de acceder a este tipo de vivencias”.

Hay que tener en cuenta que los usuarios que participan en este viaje otoñal presentan un grado de discapacidad más severo que sus compañeros del Centro Ocupacional. En este sentido cabe señalar que para obtener una plaza en el Centro Residencial y Familiar gestionado por Mensajeros de la Paz Extremadura en Nuñomoral es necesario que el usuario disponga de un certificado que acredite un grado de discapacidad intelectual igual o superior al 65%. Por este motivo, por ejemplo, en Isla Canela, entre otras terapias, recibirán tratamientos marinos individualizados todos aquellos que no pueden entrar en el mar por sus propios medios.

Las salidas de los usuarios de la residencia de Nuñomoral son muy habituales. A lo largo del año han conocido, en excursiones de un día, Salamanca, el monasterio de Yuste, Mérida o Plasencia, entre otros destinos. También, siempre acompañados de sus monitores, es habitual visitar los pueblos de origen de sus residentes para saludar a familiares y vecinos. Así, recientemente acompañaron a Julia a visitar Casas de Miravete o Zafra, para que Lolo pudiera dar un abrazo a sus vecinos y amigos.

Antes de viajar hasta Isla Canela, en 2017 viajaron hasta Roquetas del Mar, en Almería, y en años anteriores su destino fue Teulada, en la provincia de Alicante.

En el Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral trabajan cincuenta profesionales especializados que cuidan de sus 70 residentes. Salvo seis trabajadores, el resto del equipo –44 profesionales-- está compuesto por mujeres.