Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 14:43

Entre bandas sonoras americanas y jotas extremeñas

Los usuarios de pretaller del Centro Ocupacional pasan una tarde en la Escuela de Música de Moraleja. Un paseo didáctico entre instrumentos de cuerda, viento y percusión. Disfruta del álbum de imágenes en tu diario
Los usuarios muestran el dibujo coloreado regalo de la Escuela de Música
Los usuarios muestran el dibujo coloreado regalo de la Escuela de Música
Entre bandas sonoras americanas y jotas extremeñas

Javier, Jesús, César, Ana, Cristian, María Antonia, Ángel y Juan Antonio disfrutaron de una ruta entre corcheas y claves de sol en la Escuela de Música municipal. A comienzos de noviembre, los usuarios de pretaller visitaron la escuela, donde fueron recibidos con grandes muestras de cariño por los profesores de música y por Yolanda Vegas, concejala delegada de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Moraleja, que acompañó al grupo en su ruta musical.

A lo largo de casi una hora, los y las usuarios de Mensajeros de la Paz Extremadura conocieron con Peter los secretos y la magia de la guitarra clásica y también la fuerza de la guitarra eléctrica, instrumento este último que despertó gran curiosidad entre los visitantes.

Gracias a Marta, pudieron deleitarse con una clase de canto en el aula de piano y con Rafa conocieron la fuerza del viento cuando un instrumento lo convierte en melodía. Así, se asombraron con la elegancia del saxofón y con el poder evocador de la flauta dulce.

La timidez inicial del grupo se fue transformando en confianza y asombro según avanzaba de un aula a otra. El gran momento llegó cuando Oscar,  profesor de violín y lenguaje musical, tocó para ellos la clásica jota extremeña de El Redoble, tal como le pidió César. Oscar les enseñó también la música en movimiento que él practica con sus alumnos más jóvenes.

El Redoble, el famoso pasodoble Que viva España y también la pieza central de la banda sonora de la Pantera Rosa, compuesta por el norteamericano Henry Mancini, fueron algunas de las piezas interpretadas para nuestros usuarios, que no salieron de su asombro cuando Oscar les contó que los arcos para tocar el violín se realizan utilizando para ello crines de caballo.

Mensajeros de la Paz Extremadura agradece profundamente tanto al Ayuntamiento de Moraleja como a los miembros de la Escuela Municipal de Música la atención prestada a sus usuarios y el cariño y respeto a la diferencia mostrado a lo largo de toda la visita.

Los usuarios regresaron al Centro Ocupacional de Moraleja acompañados de Elena Caballero, su educadora, que califica esta experiencia “de lujo”.