Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | Miércoles, 26 de Junio de 2019
  • Actualizado 00:03

Residentes de Madrigal visitan la localidad del "malvado" Peropalo

Tras visitar el Centro de Interpretación que acoge la Casa Azul, los mayores y sus acompañantes han paseado por las sombreadas callejas de Villanueva de la Vera para finalizar con una comida en el parque del Corchito. Disfruta del álbum de imágenes

Foto de familia con el famoso Peropalo
Foto de familia con el famoso Peropalo
Residentes de Madrigal visitan la localidad del "malvado" Peropalo

¿Quién es Peropalo? Ahora bien lo saben los once residentes que esta semana han realizado una excursión hasta Villanueva de la Vera. Con ellos han viajado el fisioterapeuta Juan Iborra, la terapeuta ocupacional Mª del Campo Moreno y Juan Blanco, director de la residencia de mayores gestionada por Mensajeros de la Paz Extremadura en Madrigal de la Vera.

Según cuentan los cronistas, Peropalo es un legendario malhechor al que cada año, por Carnaval, el pueblo de Villanueva de la Vera pone freno. Otras fuentes sostienen que no se trata de un malhechor sino de un bandolero o un cobrador de impuestos. Sea como fuere, la fiesta del Peropalo atrae cada año a multitud de turistas que disfrutan en esta hermosa localidad verata de su afamado Carnaval, que ha merecido su clasificación como Fiesta de Interés Turístico Regional. El muñeco muta su cuerpo de paja cada año y solo conserva intacta su turra o cabeza. La figura viste de  negro con un pañuelo blanco de pico sobre los hombros.

El grupo de excursionistas de Madrigal de la Vera comenzaron su experiencia cultural con una visita a la recoleta Casa Azul, donde la localidad ha creado el Centro de Interpretación del Peropalo.

Tras esta visita, los mayores y sus acompañantes pudieron pasear por las sombreadas callejas de la localidad, declarada conjunto histórico artístico y que cuenta con un catálogo de 77 elementos declarados monumentos de interés cultural. 

La excursión finalizó con una comida al aire libre en el parque del Corchito antes de regresar a la residencia de mayores de Madrigal de la Vera.