Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 10:47

Mirador de los Ángeles se prepara para celebrar La Chiquitía

Tradición recuperada en la residencia hace un lustro a la que se suma, en los tres últimos años, la recreación de rincones y escenas tradicionales con la aportación de zarrios y elementos antiguos por parte del equipo profesional, los residentes y sus familiares
Preparativos para La Chiquitía en La Pesga
Preparativos para La Chiquitía en La Pesga
Mirador de los Ángeles se prepara para celebrar La Chiquitía

¿Quién dijo Halloween? Nada como las propias tradiciones para recuperar fiestas ancestrales. De esta opinión es la residencia de mayores Mirador de los Ángeles, gestionada por Mensajeros de la Paz Extremadura en La Pesga.

Desde hace una semana equipo profesional y residentes están preparando con todo esmero la celebración de La Chiquitía, fiesta tradicional extremeña que celebra la llegada del otoño. La recuperación de esta fiesta tradicional se produjo hace ahora un lustro. En sus tres últimas ediciones, junto a la merienda colectiva alrededor de un buen asado de castañas, se ha sumado la recreación de escenas tradicionales de la vida cotidiana en la Extremadura de antaño.

 “A nuestros residentes les entusiasma celebrar La Chiquitía”, declara Aris Martín, director de la residencia de mayores y centro de día Mirador de los Ángeles. “Celebraciones como La Chiquitía y todas las jornadas previas de preparación les sirve a ellos para ejercitar la memoria”, añade el director. Para realizar ejercicios de memoria son perfectos también los rincones de antaño recreados por toda la residencia. Desde la pasada semana, familiares de los mayores, personal de Mensajeros de la Paz Extremadura y usuarios del centro de día se acercan hasta El Mirador para depositar aperos, muebles, enseres y adornos de antaño. Con todos ellos, el equipo de la residencia monta rincones en los que se recrean escenas tradicionales de la vida extremeña. La matanza, una cocina tradicional, celemines o almireces “sirven para rememorar situaciones que ya pertenecen a tiempos pasados”, declara Martín.

Recreación de una escena de cocina extremeña tradicional

También durante los días previos, los familiares y el equipo profesional van llevando a la residencia todo tipo de productos y dulces de otoño que servirán como parte de los manjares de los que disfrutarán la víspera de Todos los Santos.

El día grande llegará este jueves, 31 de octubre, cuando en Mirador de los Ángeles se celebre una nueva edición de la tradicional fiesta de las castañas extremeñas. Tras asarlas en el exterior de la residencia, los comedores estarán preparados para disfrutar de una tarde de convivencia aromatizada con el inconfundible olor de la castaña asada en la que tampoco faltarán embutidos matanceros y buen pan casero.

Y como decíamos al principio, ¿Quién dijo Halloween?

Un rincón recreado en Mirador de los Ángeles