Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | Viernes, 24 de Mayo de 2019
  • Actualizado 18:14

Una treintena de personas asisten en Mérida a una charla sobre delitos de odio

La conferencia fue impartida por el subinspector de la Policía Nacional, responsable de la Sección de Participación Ciudadana en Mérida,Francisco Becerra, y organizada por el Programa de Familias en Riesgo de Exclusión, de la Junta de Extremadura, que Mensajeros de la Paz Extremadura gestiona en la capital autonómica

El subinspector Becerra durante la charla
El subinspector Becerra durante la charla
Una treintena de personas asisten en Mérida a una charla sobre delitos de odio

Vivir en riesgo de exclusión convierte a sus protagonistas, en más ocasiones de las deseadas, en el blanco de muchos de los delitos de odio que se cometen. La terminología “delitos de odio” define aquellas conductas que presentan como factor significativo y común la presencia de un elemento motivador: el odio y la discriminación.

En este contexto, el jueves 14 de febrero, el Programa de Familias en Riesgo de Exclusión de Mérida, dependiente de la Dirección General de Políticas Sociales e Infancia y Familias, organizó una charla sobre la materia que fue impartida por Francisco Becerra, subinspector de la Policía Nacional, responsable de la Sección de Participación Ciudadana. Begoña Martín, especialista de Mensajeros de la Paz Extremadura, quiere “agradecer una vez más su eterna disposición y compromiso con nuestra organización”.  27 personas se acercaron para escuchar a la intervención del subinspector.

Según Becerra, “los delitos de odio son aquellos incidentes que están dirigidos contra una persona motivados por un prejuicio basado en la discapacidad, la raza, el origen étnico o el país d procedencia, la religión o las creencias, la orientación e identidad sexual y, entre otros supuestos, la situación de exclusión social”.

Taller infantil organizado por el Programa de Atención a las Familias en Riesgo de MëridaEn este sentido, el subinspector añade que “cualquier persona puede ser víctima de un delito de odio, con independencia de que pertenezca al grupo al que va dirigida la hostilidad o prejuicio y estas acciones pueden realizarse contra las personas o la propiedad”.

Begoña Martín resalta la idoneidad del contenido de la charla “ya que las familias a las que atendemos se encuentran en riesgo de exclusión social, colectivo objeto de delitos de odio”. Además, “algunas de estas familias reúne más de un factor para ser víctimas de estos delitos”.

De forma paralela, tuvo lugar un taller de educación en valores dirigido a los miembros más jóvenes de las familias usuarias. En él, las especialistas de Mensajeros de la Paz Extremadura trabajaron conceptos como la solidaridad, la igualdad de género y el trabajo cooperativo.