Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | domingo, 19 de enero de 2020
  • Actualizado 08:47

Mensajeros de la Paz Extremadura atiende a más de 1300 personas en Mérida a través del Servicio de Necesidades Básicas

La organización ha contado con la ayuda financiera de la Diputación Provincial de Badajoz, el Ayuntamiento de Mérida, fondos propios, y las aportaciones de víveres no perecederos del Banco de Alimentos y el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA)
Reparto de alimentos desde la sede de Mérida
Reparto de alimentos desde la sede de Mérida
Mensajeros de la Paz Extremadura atiende a más de 1300 personas en Mérida a través del Servicio de Necesidades Básicas

Mensajeros de la Paz Extremadura gestiona en Mérida el programa público de atención a familias en riesgo de exclusión desde el año 2014. Entre sus diferentes prestaciones se encuentra el Servicio de Atención a Necesidades Básicas a través del cual facilita alimentos no perecederos a las familias.

Reparto de alimentos para familias emeritensesEn 2019, la onegé atendió a un total de 1388 personas a lo largo de los doce meses, es decir, a una media mensual de 115,67 usuarios. A todos ellos, Mensajeros de la Paz Extremadura ha hecho llegar cada mes un lote de alimentos no perecederos con el fin de cubrir las necesidades básicas de la unidad familiar. Además, el pasado año, la organización ha repartido seis lotes de emergencia. Estos últimos supuestos se han distribuido cuando la familia se encontraba en el proceso de trámite de su expediente o bien por atravesar un momento puntual de necesidad.

Esta distribución sistemática de alimentos básicos ha sido posible gracias la contribución económica de la Diputación Provincial de Badajoz, el Ayuntamiento de Mérida y fondos propios. Los alimentos han sido facilitados por el Banco de Alimentos y el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA).

Mensajeros de la Paz Extremadura ha cubierto los tres objetivos que se propuso en 2019. En primer lugar, cubrir las necesidades tanto individuales como familiares con el objeto mejorar la calidad de vida de la población atendida, prestar apoyo social en situaciones de emergencia familiar y, por último, fortalecer la organización comunitaria, propiciando la ayuda entre familias y creando así un circuito solidario entre ellas, tanto a lo que alimentación como a ropero se refiere.