Mensajeros de la Paz Extremadura

  • Diario Digital | domingo, 23 de febrero de 2020
  • Actualizado 02:43

El 25 aniversario protagoniza el desfile de tocados

Los centros y programas de Mensajeros de la Paz Extremadura presentan este año diecisiete propuestas diferentes. El aniversario de la asociación y las fechas navideñas fueron los grandes protagonistas de la noche
El padre Ángel y Mercedes Murias con el equipo de Villasbuenas
El padre Ángel y Mercedes Murias con el equipo de Villasbuenas
El 25 aniversario protagoniza el desfile de tocados

Cerca de 250 trabajadores. Cerca de 250 tocados. Así de elegante celebra Mensajeros de la Paz Extremadura cada año su cena solidaria de Navidad. La Nave del Trigo, cedida para la ocasión por el Ayuntamiento de Moraleja, fue el lugar elegido para celebrar el encuentro. A pesar de las inclemencias meteorológicas, la cita logró reunir a cerca de 250 trabajadores que se desplazaron hasta la localidad desde: Almendralejo, Torremayor y Mérida, en la provincia de Badajoz. Y desde Cabezuela del Valle, Carrascalejo, Nuñomoral, Cilleros, Hernán Pérez, La Pesga, Madrigal de la Vera, Peraleda de la Mata, Perales del Puerto, Pinofranqueado, Torrecilla de los Ángeles, Vegaviana y Villasbuenas de Gata, en la provincia cacereña.

Impresiona observar la amplia Nave del Trigo con mesas y mesas dispuestas y cerca de 250 comensales engalanados con sus tocados. La temática para su elaboración es libre pero deben ser realizados de forma artesanal utilizando para ello la imaginación y cuantos materiales estén a su alcance.

Este año, se han otorgado cinco premios que han sido donados por Transportes Manzano, Conpe, Lecaser, Vida Geriátrica, Uniformes Doble XL y Cahersa.

Abrió el desfile, Mercedes Murias, que subió al escenario luciendo el tocado ganador de la edición 2018 y que fue elaborado por el equipo de El Encinar, residencia de Vegaviana. El equipo ganador del pasado año abrió el desfile que luego continuó por riguroso orden alfabético. Así fueron subiendo al entarimado dos representantes de cada centro para mostrar su obra artesanal a los miembros del jurado.

Vegaviana presentó este año el tocado “En el fondo del mar”, fantasía marina que incluía estrellas, redes, gemas y todo tipo de flora oceánica. El encinar volvió a hacerse con el primer premio del jurado también este año.

El equipo de administración homenajeó en su tocado al XXV Aniversario de Mensajeros de la Paz Extremadura. A continuación fue el turno de Badajoz. El Programa de Familia, el Servicio de Mediación Familiar, Las Abadías, Almendralejo y Torremayor unieron fuerzas para el certamen y optaron al premio con una diadema con orejas y cuernos de reno adornado con flores color pastel, muérdagos y madroños.

A continuación, subió al escenario la pareja representante de la residencia Virgen de Peñas Albas, de Cabezuela del Valle. Una diadema con un ramillete de flores de papel que combina en sus colores el rojo de la navidad con la dulzura de la vainilla. Completa la propuesta unas orejitas de oso o cervatillo dando unidad al conjunto.

La propuesta de la residencia Virgen de Guadalupe, en Carrascalejo, se basaba en una casita navideña nevada y en cuya decoración no faltaban ni las gominolas ni los chocolatitos. Esta propuesta obtuvo el tercer premio del jurado.

El tocado elaborado en la residencia Las Eras, de Hernán Pérez, evoca un paisaje típico navideño en el que no falta una chimenea humante que corona una casita y un árbol cubierto totalmente por la nieve.

El cambio climático fue el tema elegido por la residencia Mirador de los Ángeles, en La Pesga. Elaborado todo él utilizando para ello materiales reciclados, desde las cápsulas del café hasta latas de conserva.

Desde Madrigal de la Vera, el equipo de su residencia nos propone un Popurrí navideño como tocado. La Navidad como gran protagonista realizado también de forma 100% artesanal. Su tocado fue merecedor del quinto premio del jurado.

El Centro Ocupacional de Moraleja también rendía homenaje al 25 aniversario de la asociación, cifra que combinaba con vistosas estrellas sobre una diadema que hacía de soporte. Su propuesta fue distinguida con el segundo premio del jurado.

Los equipos de la Comunidad Terapéutica Rozacorderos, residencia Santa Olalla de Cilleros, el Centro de Día de Moraleja y el Programa de Familia lucieron un elegante y favorecedor tocado con el color negro como gran protagonista. Tul, estrellas y brillos que también incluyeron efectos 3D.

El Centro Residencial y Familiar de Nuñomoral también rindió homenaje al XXV aniversario de la asociación con un tocado elegante a la par que sencillo.

Euphoria Pulkérrima era el nombre del tocado preparado por el equipo de la residencia de Peraleda de la Mata. Una enorme flor de pascual elaborada con papel coronaba sus cabezas.

Y de las flores a los pasteles. El equipo de la residencia La Casa Blanca, de Perales del Puerto, realizó una vistosa cupcake para adornar sus cabezas y el equipo de la residencia de Pinofranqueado optó también por lucir el 25 aniversario sobre sus cabezas con un elegante tocado en el que el tul aunaba el conjunto.

Desde la residencia Iluminada Martín de Ovelar, de Torrecilla de los Ángeles, viajó hasta Moraleja una singular propuesta elaborada a base de limpiapipas sobre una diadema. Su nombre, Rainbow.

Y cerró el desfile, el equipo de la residencia Siete Villas, en Villasbuenas de Gata. Como en 2018, su tocado incluía luces led que aumentaban más si cabe la vistosidad de su propuesta.