Mensajeros de la paz Extremadura

  • Diario Digital | viernes, 06 de diciembre de 2019
  • Actualizado 13:42

Estudiantes vegavianenses continúan perfilando su proyecto para los jóvenes de la localidad

Alcemos nuestra voz II continúa a buen ritmo en la localidad serragatina de Vegaviana. Diseñado y ejecutado por Mensajeros de la Paz Extremadura y financiado por la Diputación Provincial de Cáceres, el proyecto va cubriendo etapas hasta alcanzar su objetivo

Los adolescentes vegavianenses en Alcemos nuestra voz II
Los adolescentes vegavianenses en Alcemos nuestra voz II
Estudiantes vegavianenses continúan perfilando su proyecto para los jóvenes de la localidad

Los estudiantes de quinto y sexto de educación primaria del colegio público María Ángeles Ballesteros, de Vegaviana, lo tienen claro. Van a solicitar a su ayuntamiento la creación de una sala de juegos en alguno de los locales disponibles de titularidad municipal. A esta decisión han llegado tras un fructífero debate que se ha desarrollado en el marco de la segunda edición del programa de participación infantil Alcemos nuestra voz, de Mensajeros de la Paz Extremadura, que en esta segunda edición también cuenta con la financiación de la Diputación Provincial de Cáceres.

Tras exponer en las primeras sesiones una treintena de ideas en el aula y analizar los puntos en contra y a favor de cada una de ellas, los estudiantes han realizado dinámicas para fomentar el diálogo y el trabajo en grupo con las expertas de Mensajeros de la Paz Extremadura. En cuanto a la primera, los estudiantes han conocido el arte de la negociación teniendo en cuenta la necesidad del otro, así como también han trabajado sobre las ventajas de la cooperación y han comprendido la importancia de una comunicación afectiva. En cuanto al fomento del trabajo en grupo, el alumnado ha trabajado sobre la comunicación efectiva, la importancia de mantener un lenguaje amable y la asertividad del individuo para conseguir los objetivos.

Con esto, los participantes se han dado cuenta de la importancia del trabajo en equipo y las ventajas de trabajar con coordinación.

Una vez establecidas las bases, los estudiantes han comenzado a dar forma a su proyecto de la sala de juegos. Así han acordado dónde podría estar ubicada su propuesta, han listado todos los juegos que debería contener ese espacio lúdico para adolescentes o el mobiliario, entre otras cosas.

El espacio, en principio, estaba pensado para alojar a todos los niños, independientemente de su edad. Sin embargo, durante el debate han reflexionado que los niños de infantil necesitarían de la presencia de un cuidador lo que finalmente ha hecho que los promotores del proyecto decidieran que el lugar fuera para alumnos de primaria, de seis a dieciséis años.

Entre los juegos con los que dotarían al espacio se encuentran los de mesa como el ajedrez, el monopoli, la baraja de naipes española, el tres en raya, el uno o puzzle. También querrían tener un Twistter, bolos, una diana, una mesa de pingpong y otra de futbolín. Los legos y playmóbil tampoco podrían faltar en este espacio de ocio.

Una vez listados todos estos detalles, los alumnos y alumnas han iniciado también la comunicación oficial con las autoridades municipales para trasladarles su proyecto. En esta fase del proyecto han aprendido la utilización del lenguaje formal en una comunicación oficial cuando el destinatario es un cargo público.

El grupo Alcemos Nuestra Voz 2019 de Vegaviana cuenta ya con portavoces que defenderán el proyecto ante las autoridades: Ricardo Redondo, alumno de sexto, y Nagore López, de quinto curso del colegio público María Ángeles Ballesteros.