CHARLA SOBRE ADICCIONES PARA FAMILIAS EN EL IES JÁLAMA

Escuela Familia Joaquín Ballesteros“No, si yo controlo”, es el sugerente título de la charla sobre adicciones que han impartido las especialistas del Programa de Atención a la Familia en el IES Jálama de Moraleja.

La conferencia se enmarca en el programa de Escuela de Familia que el Programa de Atención a la Familia de Mensajeros de la Paz Extremadura imparte en los centros educativos de la localidad desde el pasado mes de noviembre.

 

Esta frase, “No, si yo controlo”, es un tantra habitual entre aquellas personas que consumen de forma habitual tabaco, alcohol o sustancias estupefacientes. Por este motivo, y porque en sí misma encierra un gran y peligroso mito falso, Mensajeros de la Paz Extremadura ha elegido este título para llegar directamente a sus destinatarios: las familias de los estudiantes del instituto moralejano Jálama.

La charla ha estado abierta a las madres y padres de los alumnos así como también a sus abuelos y abuelas y al público en general que esté interesado en la materia bien porque no sepa cómo afrontarlo o, sobre todo, porque esté en contacto directo y cotidiano con adolescentes. Se trata de prevenir consumos y comportamiento de riesgo que puedan llegar a transformarse en situaciones problemáticas.

Hay que tener en cuenta que, la familia es el primer grupo social de pertenencia y tiene una importancia clave en el establecimiento de vínculos afectivos en los primeros años de vida de cada persona. Es el grupo social donde los individuos aprenden normas sociales, pautas de comportamiento y límites.

En este sentido, respecto al consumo de drogas, las actitudes de los padres y madres hacia el alcohol y otras drogas pueden influir en la posterior conducta de los hijos.

Cuatro son los objetivos que el Programa de Atención a la Familia perseguía con la charla impartida en el IES Jálama de Moraleja.

• Orientar a madre y padres sobre la labor preventiva desde las familias ofreciendo pautas y estrategias de actuación.

• Reconocer la importancia de los factores de riesgo (falta de comunicación, falta de supervisión parental, aplicación de normas claras…) y los factores de protección (apoyo familiar, existencia de vínculos positivos...) del ámbito familiar con respecto a las drogas.

• Dotar de habilidades a madres y padres, para reducir los factores de riesgo e incrementar los factores de protección frente al consumo de drogas en sus hijos.

• Destruir mitos acerca de determinadas drogas.

La imagen corresponde a una charla anterior impartida en el colegio Joaquín Ballesteros dentro de las actividades de la Escuela de Familias, diseñado por el Programa de Atencón a la Familia en Moraleja.